Tauro es el segundo signo del elemento Tierra, es el He de ese elemento y representa la fase de interiorización del elemento material. Si Capricornio es el constructor, Tauro es el que goza de lo construido en la etapa anterior. La experiencia de lo material no sería completa si el hombre no gozara de aquello que ha edificado, y Tauro representa la etapa de los goces. Es el momento, cuando el Sol transita por Tauro, de disfrutar de nuestras obras (si plantamos la semilla, es decir si iniciamos alguna en la etapa de Capricornio). Si trabajamos la parte elevada del signo, será el momento de promover el arte, la ciencia, la moral, la nobleza. Por el contrario, la parte más mundana del signo, nos llevará a disfrutar de las cosas terrenales sin más objetivo que el propio goce. Tendencia a acumular bienes, buscando la seguridad material.

El papel del Tauro es fundamental en la sociedad ya que, al disponer normalmente de los medios necesarios para mover las cosas, la configuración del mundo depende en gran parte de él. Estos medios no tienen porque traducirse forzosamente en papel de banco, sino que puede tratarse de estructuras, marcos, tribunas, escenarios desde los cuales poder moverse. Decíamos que los Tauro vienen a gozar, pero a lo que vienen en realidad es a disfrutar de una total libertad de crear, de ejercer esa prerrogativa divina de poder construir el mundo a su antojo.

Venus, el planeta regente, confiere al signo su refinamiento, su amor por el arte (por su disfrute más que por su creación), su sensibilidad y su gusto por el detalle, por lo superfluo, por lo fragmentario. Al estar conectado con los sentidos y con los deseos, Venus transmite a Tauro el afán de gozarlo y poseerlo todo. La influencia venusiana exalta la realidad para hacerla más apetecible. Nos referimos aquí a la parte más mundanal de Venus, a la parte interior del planeta, ya que la parte superior, daría a un mecenas.

Venus transita por los últimos grados de Piscis. La sensibilidad y la creatividad estaran al servicio de esa capacidad de construir nuestro entorno desde una perspectiva más comprensiva con los demás y con la realidad que nos rodea, poniendo una visión más humana en lo que hacemos. Esa creatividad puede ser fuente de inspiración para los demás. Por contra, los sentimientos y emociones serán más difíciles de controlar, lo que puede hacer que confundamos realidad con fantasia.

Urano estará aún unos años transitando por este signo. Urano es un planeta asociado con los ideales de Verdad, Justicia, Fraternidad e Igualdad, así como cualquier tendencia progresista colectiva que se enfrente con el status Quo. Urano intenta hacernos trascender los límites de nuestro pasado, nuestra historia y nuestro destino. En los dominios de Urano podemos desarrollar formas de pensamiento y acción nuevos y originales. De alguna manera nos impulsará a ir más allá de las pautas de comportamiento tradicionales y convencionales.

Urano simboliza el impulso de libertad. Es una energia de despertar, originalidad y romper con las tradiciones. Es el primero de los planetas llamados transcendentales y su función es la de abrirnos las puertas de una nueva realidad. Nos libera de las adquisiciones del pasado y nos lleva a explorar fuera de los caminos trillados. La energia uraniana intentará romper las barreras, hacernos transcender los límites del pasado, del poder establecido (representado por Saturno).

En su vertiente positiva, Urano es portador de amor, de un amor universal más allá de lo puramente físico. En su vertiente negativa, Urano se encarga de destruir lo construido con criterios equivocados y que,por su naturaleza,no puede progresar.

Así pués, es el momento de salir de nuestra zona de confort, de trabajar por nuevas formas de construir el mundo desde una perspectiva de mayor libertad. No es el momento de sentarse a ver las cosas que pasan sino de romper moldes y acabar con el conservadurismo (típico de Tauro). Poner al servicio de la sociedad la sensibilidad y la belleza de Tauro-Venus para construir un mundo y una sociedad mejor, más libre y humanitaria. Urano ayudará a romper las cadenas, para que Venus pueda expresarse a través de Tauro.