La Casa V

Es la casa del Sol y expresa en la Tierra las potencialidades de Leo y está ligada indisolublemente a la Casa I, como lo están los signos de Aries Y Leo. Cuando la voluntad se pone en marcha, se movilizan automáticamente las fuerzas de la Providencia contenidas en Hochmah para llevar a la perfección aquello que la voluntad ha iniciado: es el amor de Dios que desciende sobre el hombre para premiar sus esfuerzos. Ese Amor se manifiesta a través de la Casa que representa el segundo signo de fuego, o sea, la Casa V. Así pues, lo que el hombre obtiene a través de la Casa V estará en relación con la fuerza de voluntad que haya desplegado. Si se carece de iniciativas y de voluntad, no cabe esperar prodigios de la Casa V.

Ese amor providencial puede expresarse de diversas formas, y de ahí la idea de azar favorable inherente a esta Casa. Puede manifestarse dando al individuo el ser justo y perfecto que ha de completarlo, el que es su complemento ideal en todos los sentidos, su alma gemela. De ahí que esta Casa se relaciones con los romances. También podemos recibir esa compensación en metálico, ganando a la lotería, a las quinielas o mediante especulación bursátil. A través de la Casa V, se premia los méritos del hombre, mientras que en la Casa II el hombre obtiene el dinero justamente ganado con su trabajo.

Simboliza nuestra aspiración a la expresión de nuestra personalidad y de nuestras cualidades. Aquí se manifiesta nuestro placer de experimentar y nuestra fuerza creativa. También muestra la relación que tenemos con los niños, así como el niño que se esconde en nuestro interior. La Quinta Casa nos proporciona conocimiento acerca de la sexualidad, del placer de vivir y de la constitución física en general. Representa la carga vital, la actividad sexual, la creatividad artística, la capacidad de procrear. Indica cómo será asimilada la paternidad o maternidad, la relación con los hijos y las dotes pedagógicas. Es también la casa de las diversiones, de los placeres y devaneos amorosos, revelando cómo el individuo experimenta todo esto.

A nivel más mundano, la casa V está relacionada con la expresión creativa y la construcción de un sentido de identidad y seguridad, al tener confianza en ti mismo. Aquí los planetas reflejarán el curso del desarrollo en la infancia, la habilidad de jugar y ser espontáneo y de exhibir la identidad personal. Más tarde, se reflejará en los niños que podamos tener. La actividad creativa, el disfrute romántico, los placeres eróticos y los asuntos amorosos, es decir, cualquier actividad en la que la identidad se refleje a los ojos del mundo, también son asuntos relacionados con esta Casa, así como la habilidad para correr riesgos por una simple aventura.

Los malos aspectos planetarios sobre este sector serán anunciadores de malas recompensas, de mal progenie, de mal ejemplo dado por el individuo, de mala utilización de la libertad y de los placeres que ofrece la vida, de amores fatales y perturbatorios. Cuando un excesivo número de planetas se encuentra en este sector, la persona recibe demasiadas recompensas. Se habrá hecho acreedor a muchos pagos y las facilidades lloverán sobre él de tal manera que quizá pase toda su vida sin realizar el menor esfuerzo, viviendo de las rentas del pasado, lo cual supondrá un paro en su camino evolutivo.