Luna Nueva en Virgo

La Nueva Luna de Virgo cae el día 30 de agosto a las 10:38 hora solar a 06º 47′ de este signo, tercer y último signo del elemento Tierra. Virgo representa el final de un ciclo de experiencias y su principal lección es la de hacernos comprender que hay que saber desprenderse del pasado y sintetizar lo que hemos aprendido hasta el momento, para poder iniciar así un nuevo ciclo. Esta lunación nos trae la oportunidad de desligarse de todo, de transmitir todo nuestro conocimiento y toda nuestra experiencia, sea al nivel que sea, a la gente que nos rodea.

Deberemos por lo tanto, estar dispuesto a servir y a ser útil a los demás. Esta actitud conlleva una gran humildad, de la que tendremos que hacer gala, si queremos responder a las vibraciones más elevadas del signo. A nivel general puede que nos demos cuenta (inconscientemente en la mayoría de los casos) de que tenemos que desprendernos de lo material, aunque nuestra tendencia puede ser la de aferrarnos a nuestras posesiones, dando lugar a la avaricia y a la tacañeria. Teniendo en cuenta que los procesos mentales no asimilados suelen generar bloqueos y provocar problemas de salud, este tipo de actitud puede crear algún desajuste fisiológico, en especial tendencia al estreñimiento (a no querer soltar).

Esta lunación tiene lugar en el primer Decanato del signo, donde se realizan, además de los propios del signo, trabajos de recapitulación correspondientes a la etapa de Capricornio. En este Decanato aprendemos que todo tiene un principio y un final, que nada es eterno, y que no puede guardar eterna fidelidad, ni a los sentimientos, ni a las ideas, ya que todo está en constante evolución. Hemos de liquidar y deshacernos de lo viejo, de lo que ya no sirve y no se adecua a nuestra personalidad para poder comenzar a partir de cero. La idea que preside estos trabajos es la de que en lo viejo, lo usado, subyace un potencial con el que generar una nueva vida, así como la fruta contiene la semilla de la que saldrá un nuevo árbol. Tendremos por lo tanto la oportunidad, de dar una nueva vida a aquello que parecía destinado a desaparecer.

Esta lunación viene con varias conjunciones debido al Stellium que se forma en Virgo, y varios Trígonos con los Planetas que se encuentran en Capricornio. Recordemos que la lunación tiene lugar en el primer Decanato del signo, que corresponde a los trabajos de Capricornio. A la fusión de la energías de la Sol y la Luna (Masculino-Femenino) hay que sumar la energías de Mercurio (que en Virgo representa la inteligencia práctica y filosófica), Venus (belleza y equilibrio) y Marte (la acción). La Conjunciones suponen la siembra de nuevos objetivos, el inicio de nuevos trabajos en relación a los planetas implicados y de las cualidades del signo donde tiene lugar. Por otro lado el Trígono indica un período de facilidades donde podemos ver materializados nuestros proyectos de manera positiva. Será un buen momento para realizar nuestros propósitos y realizar aquellos cambios que deseamos. Urano aportará nuevas ideas y cambios positivos y Saturno aquella estabilidad y solidez que tal vez necesitamos. En próximos artículos analizaremos con más profundidad estos aspectos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *