Luna Nueva en Cáncer

La Nueva Luna de Cáncer cae el día 2 de julio a las 19:16 UT a 10.37 grados de Cáncer. Cáncer es el primer signo del elemento Agua (sentimientos, emociones) y es el Yod de este Elemento. En Cáncer la persona ya no actúa de forma inconsciente (como ocurre en los signos de Fuego), sino que empieza a perseguir un objetivo personal. A través de Cáncer nos llegan las energías de nuestra personalidad emotiva o de deseos. En Cáncer nacen las emociones, los deseos, nacen todos los anhelos que impelen al hombre a conquistar, primero lo unitario, lo práctico, lo que hace nuestra vida más grata, para acabar conquistando las grandes cimas, las más inaccesibles metas. Genéricamente, éste es, por lo tanto, un signo de emociones limpias que, si no van dirigidas hacia una persona o situación en particular, son volcadas sobre el género humano, sobre la obra de la creación en su totalidad. Los sentimientos penetran en nosotros como llovida del cielo, y nacen las emociones extendiéndose a todo lo creado de forma abstracta. Si el elemento Fuego se traduce por energía, acción, dinamismo, el elemento Agua se traduce por sentimientos, emociones, deseos, amor. Y si en Aries encontrábamos el manantial de las energías creadoras, en Cáncer encontraremos el manantial del amor.

Será por lo tanto, una lunación para tomar conciencia del potencial emotivo haciendo que se adecue a la política de la personalidad espiritual. Se trata de promover las experiencias incluidas en nuestro programa, dando prioridad a la cuestión emotiva, trabajando, moldeando y puliendo los sentimientos. Esto no implica que tengamos que excluir de nuestras actividades otras tareas, como por ejemplo las de tipo intelectual, sino que hagamos lo que hagamos, siempre tengamos en cuenta nuestro mundo emotivo. Será por lo tanto, el momento de de soltar, compartir o canalizar todo ese caudal emotivo, ayudando a los demás, de forma altruista, sin esperar nada a cambio. Hemos de aprovechar el momento para plantar las semillas del amor.

Esta lunación tiene lugar en el segundo decanato del signo, en el que se anticipan los trabajos de Escorpio. Será, por lo tanto, un período donde los deseos serán más intensos, más profundos y actuaran de manera coercitiva, impulsando al individuo al olvido de su realidad espiritual, en provecho de su realidad emotiva. Tendencia a la introversión, al egoísmo en nuestras decisiones y a actuar de manera impulsiva y de forma brusca en ocasiones. Tendencia a contemplar la imagen de algo que aún no existe en la realidad, a idealizar e identificarnos con un sueño y con unos sentimientos que aún no se poseen. Lo que se nos pide es que analicemos y trabajemos internamente los sentimientos y emociones más profundos para encontrar el equilibrio y elevar esas energías y por lo tanto, el nivel de vibraciones. Ese trabajo ha de consistir en la toma de conciencia de que somos poseedores de unos sentimientos, de un enorme caudal emotivo que emana de nuestro interior, que canalizados hacia una toma de conciencia universal, pueden ayudarnos a expandirnos y trascender los límites personales y nuestra condición de ser individual (egoísmo e individualismo), mediante la unión y el intercambio con otras personas.

Mercurio estará retrógrado en el signo de Cáncer a partir del día 19 de julio hasta el 1 de agosto. Esto debería ayudar a realizar ese trabajo interno con las emociones y sentimientos y a la cautela antes de decir y mostrar lo que sentimos hacia los demás, de manera imprevista o brusca, evitando así despertar de un mal sueño o llevarnos alguna decepción. Esta lunación en el segundo decanato de Cáncer junto a Mercurio retrógrado en el mismo signo, nos da la oportunidad de revisar nuestros sentimientos, emociones y nuestros deseo vitales, con el propósito de ver si van en la linea de nuestro programa humano, ayudándonos a reflexionar y a hacer los ajustes necesarios. Nuestra Voluntad estará limitada, pero nos permitirá no tomar decisiones precipitadas, al darnos la oportunidad de meditar sobre aquellas emociones y sentimientos que queremos dejar atrás y aquellos nuevos que queremos generar.

La principal cualidad de esta lunación será la necesidad de ser mucho más responsables de nuestras emociones, de lo que emitimos, responsabilizarnos de nuestros deseos, ser más humanos y dispuestos a arrimar el hombro.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *