Astrocábala

Filósofo, humanista y astrólogo, Kabaleb inició su prolífica obra en 1982, con un libro titulado: “los Misterios de la Obra Divina”. En él exponía de forma clara, coherente y simple las leyes de funcionamiento de nuestro universo. Él defendía que el conocimiento de estas leyes ofrece al ser humano la posibilidad de actuar al unísono con ellas y moverse en un espacio de felicidad y armonía, ya que esa comprensión le permite conocer el resultado de sus acciones.

La idea de que cada uno de nosotros lleva dentro de su interior un conjunto de potencialidades o semillas deseosas de realizarse, es muy antigua. San Agustín escribía: dentro de mi hay uno que es más Yo que Yo mismo. Aristóteles utilizó la palabra Entelequia para referirse a la evolución y el florecimiento pleno, de algo que originariamente se hallaba en estado potencial. De manera similar, la filosofía oriental se vale del término Dharma para identificar aquella parte intrínseca y vital que, desde el nacimiento, está presente en todos nosotros.

La psicología moderna asigna muchos nombres diferentes a la búsqueda perenne de ser aquello que verdaderamente se es: auto-realización, desarrollo personal, etc. Pero sea cual sea el nombre que se le dé, la idea es clara: todos tenemos ciertas potencialidades y capacidades intrínsecas. Y en algún profundo rincón de nosotros mismos, hay un conocimiento primordial e inconsciente de nuestra verdadera naturaleza, de nuestro destino, de nuestras capacidades. No sólo tenemos una senda que seguir, sino que en algún lugar, dentro de nosotros, sabemos cuál es. La Astrología cabalística, al ser una astrología que nace de nuestro interior, es como un mapa que nos ayuda a recorrer esa senda.

La astro-cábala estudia las pautas del discurrir universal, poniendo a nuestro alcance los ingredientes necesarios para realizar la Gran Obra. La primera astrología, la que viene del fondo de los tiempos, fue una astrología revelada, que se transmitía de forma oral. Posteriormente apareció la astrología de Agua, procedente de los sentimientos de las personas que la transmitían. Es astrología fue escrita y comercializada.Con la Astro cábala se inicia la Era de la astrología de Aire. Es una astrología distinta por la forma de discurrir y que moviliza a la persona para que participe intelectualmente, permitiéndole desarrollar esa semilla interna que está en él, desde el principio de las edades, estableciendo así su propio camino.Esta nueva astrología puede ayudarnos a guiar al nuevo ser humano, que se encuentra ante las puertas de una nueva Era, sin ninguna pista que le indique el camino a seguir.

La Astro-cábala, desarrollada por Kabaleb, representa una nueva concepción de la astrología tradicional, que nos habla de la Fuerza (Energía) que el Cosmos pone permanentemente a nuestra disposición, y cómo y cuándo hacer uso de ellas. Pero respetando siempre el Libre Albedrío y la individualidad del ser humano, sin caer en dogmatismos ni determinismos.

Cada uno de nosotros posee un programa de actuación que determina el tipo de Energía de que disponemos en cada momento. Estos programas constituyen una serie de asignaturas pensadas para conseguir el diploma de seres humanos realizados.

Después de un periodo de descanso y reflexión, esta página inicia una nueva etapa orientada más hacia la difusión de la astro-cábala, y la posibilidad que nos ofrece para desarrollar esa semilla que un día plantamos en nuestro interior. La astrología cabalística es una astrología que surge desde nuestro interior, descubriéndonos nuestro programa humano y la manera de canalizar las energías que se encuentran en nuestro interior para poder recorrer nuestro camino evolutivo, no sólo como seres humanos individuales, sino como colectivo en busca de una realidad superior que algún día se hará realidad. La Astrocábala nos ayuda a descubrir cuales son las lecciones que hemos de aprender en la presente encarnación. Y lo hace invitándonos a participar de ese proceso, pues nosotros somos el centro en torno al cual gira todos y cada uno de los elementos que forman parte de nuestra carta astral. Y nos invita a mirar hacia nuestro interior, pues sólo nosotros somos responsables de nuestras decisiones y nuestras acciones.

Durante años tuve el privilegio de estudiar Astrocábala a través de la ETU (Escuela Trascendentalista Universal) de la mano de Milena y Tristán, hijos de Kabaleb. Ellos me ayudaron a descubrir el maravilloso mundo de la Cábala y su recorrido por la astrología. A medida que profundizaba en su estudio, pude comprobar que los diferentes elementos que forman parte de la astrología y de la cábala, son herramientas que me permitían conocerme mejor como individuo y como parte de ese universo del cual todos venimos. La astro-cábala me ayudo a tomar conciencia de las energías que se encuentran en mi interior y a canalizarlas de forma positiva para poder llevar a cabo mi programa humano.

Esta nueva etapa es, por tanto, el inicio de un nuevo camino en la difusión de la astrología cabalística, como herramienta de conocimiento para aquellos que estén dispuestos a emprender un nuevo sendero de evolución y crecimiento espiritual. Todos los artículos están basados en los conocimientos adquiridos en los años que tuve la suerte de ser alumno de Milena y Tristán, a los que quiero agradecer desde aquí, toda su dedicación y ayuda en la búsqueda de mi camino…

«La primera astrología, la que nos viene del fondo de los tiempos, fue una astrología revelada. Entidades de linaje superior al humano «escribieron» en la naturaleza de la humanidad el conocimiento y significado de cada una de las 12 fuentes zodiacales y el sentido de la dinámica de los planetas al transitar por los signos.

En cada uno de nosotros está «escrita» la dinámica cósmica y, por consiguiente, deberíamos estar en condiciones de comprenderla. Pero ese don divino que cada individuo ha recibido, ha sido depositado en él en forma de semilla, que debe arraigar en nuestra tierra humana, florecer al exterior y dar fruto. Y el caso es que muy pocos hombres fueron capaces de trabajar internamente esa semilla del conocimiento cósmico hasta que alcanzara el estadio del florecimiento y el fruto.

Para la inmensa mayoría de los humanos, ésta es una semilla que llevan dentro y que les sigue de encarnación en encarnación sin encontrar una tierra propicia en la que florecer. Algunos, en la primitiva humanidad, hicieron florecer esa semilla y ellos son los que podríamos llamar profetas de la astrología, que transmitieron lo que buenamente pudieron captar de esa «escritura sagrada» que llevaban dentro».

[KABALEB]

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *